domingo, 19 de abril de 2009

El Gobierno de Canarias presenta un estudio sobre el pinzón azul de Gran Canaria tras el incendio de 2007


El director general del Medio Natural, Francisco Martín, el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, Juan Salvador León, y el profesor de investigación del CSIC, Luis María Carrascal, explicaron hoy en rueda de prensa el estado actual en el que se encuentra esta especie debido al fuego
El Gobierno de Canarias presentó hoy un estudio sobre el estado actual del pinzón azul de Gran Canaria a raíz del incendio de 2007, donde se concreta que el tamaño de la población de esta especie es de 111 individuos, lo que determina que "su estado de recuperación actual exija de un mayor esfuerzo por parte de las administraciones competentes", según informó hoy el director general del Medio Natural del Ejecutivo canario, Francisco Martín. La población de esta especie se ha reducido un 49% a raíz del incendio ocurrido en su hábitat natural, en los pinares de Inagua, Ojeda y Pajonales en 2007, según revela el documento presentado.

El responsable del Gobierno de Canarias expuso hoy en rueda de prensa los resultados del citado estudio denominado Censo y Estima de Población del Pinzón Azul de Gran Canaria, que financiado por la Dirección General del Medio Natural y elaborado coordinadamente por este centro directivo y la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria para determinar el tamaño de la población y el patrón de distribución de esta subespecie endémica tras el incendio, recomienda mantener catalogado al pinzón azul de Gran Canaria como "en peligro de extinción".

Mientras que "durante el periodo comprendido entre 1994 y 2004 la población de pinzón se encontraba estable aunque restringida a los mencionados pinares y por tanto con un alto grado de riesgo de extinción, tras el incendio ocurrido en julio de 2007 sus efectivos se han visto reducidos", según indicó Francisco Martín.

El mencionado estudio ha sido realizado por los investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Luis María Carrascal y Javier Seoane, fruto de un convenio suscrito por el Gobierno de Canarias y el museo del CSIC para determinar el grado de afección que la catástrofe pudiera haber tenido sobre la población de esta especie. Este documento ha contado además con información previa obtenida en el marco del Programa de Recuperación del pinzón azul de Gran Canaria aprobado por el Gobierno de Canarias y cuya ejecución corresponde al Cabildo de la Isla.

El análisis revela a raíz de esta información preexistente y su comparación con otros datos de campo obtenidos, que tras el incendio, la situación en la que se encuentra esta ave es aún más desfavorable.

Este estudio también ha analizado de manera exhaustiva el patrón de distribución de la especie dentro de los pinares de Inagua, Ojeda y Pajonales, determinando mediante modelos matemáticos el grado de adecuación del hábitat en función de una serie de variables geográficas y ambientales, lo que servirá como guía para establecer planes de gestión forestal y delimitar estas áreas más sensibles desde el punto de vista de la conservación de los ejemplares.

Esta información, junto con otros datos obtenidos tras la realización de este estudio referidos a la disponibilidad de alimento y el uso del espacio que esta especie realiza y su comparación con la información ya existente, será de gran utilidad para determinar aquellas áreas más adecuadas en otros pinares de la Isla de cara a realizar futuras reintroducciones para ampliar su rango de distribución tal y como establece el vigente Plan de Recuperación. En todo caso, también se han observado recientemente individuos de esta especie fuera de la Reserva Integral de Inagua, en Los Llanos de La Pez.

Conciente de las dificultades de pervivencia por la que esta especie pasa a consecuencia del incendio de 2007, la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Canarias y la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria elaboraron durante ese año un proyecto Life Naturaleza para recuperar la zona de Inagua. Se trata de uno de los seis Life Naturaleza que aprobó la Unión Europea para España y que ejecutarán de manera coordinada las dos instituciones. En este proyecto, cuyo periodo de ejecución es 2009-2011, se concretan las acciones para la recuperación de la especie.

El pinzón azul de Gran Canaria, especie endémica que cuenta en la Isla con una subespecie exclusiva, es una de las aves más amenazadas de Europa. Se encuentra catalogada como "en peligro de extinción" tanto en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias como en el Catálogo Nacional.